domingo, 9 de agosto de 2015

La selección / Kiera Cass

TITULO: La Selección
AUTOR: Kiera Cass
EDITORIAL: Roca Juvenil
TRILOGÍA: La Selección
CALIFICACIÓN: 3.5/5
LIBROS QUE COMPONEN LA TRILOGÍA:
1. La selección
2. La elite
3. La elegida 
SINOPSIS:
Para treinta y cinco chicas, la Selección es una oportunidad que solo se presenta una vez en la vida. La oportunidad de escapar de la vida que les ha tocado por nacer en una determinada familia. La oportunidad de que las trasladen a un mundo de trajes preciosos y joyas que no tienen precio. La oportunidad de vivir en un palacio y de competir por el corazón del guapísimo príncipe Maxon.

Sin embargo, para America Singer, ser seleccionada es una pesadilla porque significa alejarse de su amor secreto, Aspen, quien pertenece a una casta inferior a la de ella; y también abandonar su hogar para pelear por una corona que no desea y vivir en un palacio que está bajo la constante amenaza de ataques violentos por parte de los rebeldes.

Es entonces cuando America conoce al príncipe Maxon. Poco a poco, se empieza a cuestionar los planes que ella había hecho para su vida y se da cuenta de que la vida con la que siempre soñó puede no poder compararse con el futuro que nunca se atrevió si quiera a imaginar.

OPINIÓN PERSONAL:

hola a todos ¿Cómo están? ¿Vieron la hora? ¡Son las 6:05 de la mañana y yo seguía leyendo! Ni cuenta me di que había pasado tanto tiempo…. Bueno, en fin; hoy vamos a hablar de “La Selección” escrita por  Kiera Cass. Esta es una historia entretenida, que está contada desde el punto de la protagonista.

En realidad no tengo mucho que decir en aspectos generales. (Si tuviera la ocasión para usarlos me mandaría a hacer los vestidos de las portadas) la trama de esta historia se desarrolla en un castillo, es después de la tercera guerra mundial, y la parte conflictiva de la historia vendrían a ser los ataques rebeldes y que America no sabe cuáles son sus sentimientos realmente. Igual para contarles todo eso me voy a los spoilers ¿Ok? Pero voy a tratar de hacerlo corto.

Calificación: 3.5/5

SPOILERS: (Recomendaría no leer de aquí en adelante si no has leído el libro)

Comenzamos esta historia cuando la carta para postularse en la selección llega a la casa de America, ella no quería ir ya que  ya estaba enamora, pero su madre le insistía y tenían problemas económicos que cubrir. Además Aspen, quien había sido su novio durante dos años, le insistió en participar porque decía que se merecía algo mejor y termino acabando la relación.

“—Nadie lo conoce. De eso se trata, aunque quizá llegue a gustarte.
—Aspen, para. Yo te quiero a ti.
—Y yo a ti —contestó, y me besó lentamente para dejarlo bien claro—. Y si me quieres, lo harás para que no me vuelva loco preguntándome lo que habría podido ser.”

Contra toda probabilidad ella fue elegida para acceder a la competición, pero no estaba muy contenta al respecto. Desde el momento en que ingreso a la competencia, su vida cambio por completo. . No tenía talla de princesa y solo iba a participar para ayudar a su familia con el dinero. Cuando le confeso esto al príncipe Maxon quedaron como amigos y poco a poco fueron fortaleciendo su relación.

“—¿Tú crees —preguntó Maxon— que podría seguir llamándote «querida»?
—Ni hablar —le susurré.
—Seguiré intentándolo. No tengo costumbre de rendirme —respondió, y le creí. No me apetecía nada que siguiera por ahí, pero no había nada que hacer.
—¿Las ha llamado así a todas? —pregunté, indicando con un gesto de la cabeza a las otras.
—Sí, y parece que les gusta.
—Ese es precisamente el motivo por el que no me gusta a mí —dije, y me puse en pie.”

Estaba claro que el príncipe no quería ser su amigo y de poder hacerlo la elegiría a ella sin más controversias, pero America estaba muy dolida por lo que paso con Aspen y aun lo quería. Maxon sabía que no iba a lograr que America olvidara a Aspen de un día para el otro y tampoco era su intención. A medida que la competición avanzaba los sentimientos de ella era cada vez más confusos. Maxon sabía exactamente lo que quería y America comenzaba a sentir cosas por el príncipe

“Pensé en el Maxon al que había descubierto últimamente —el que siempre tenía un cumplido a punto, el que me concedía el premio de una apuesta aunque la hubiera perdido, el que me perdonaba cuando le hacía daño, física o emocionalmente— y descubrí que mi opinión había cambiado.
Sí, aún sentía algo por Aspen. Aquello no podía evitarlo. Pero si no podía estar con él, ¿qué era lo que me impedía estar con Maxon? Nada más que mis ideas preconcebidas sobre él, que no se acercaban en absoluto a la realidad.
Me acerqué y le acaricié la frente con la mano.
—¿Qué estás haciendo?
—Estoy borrando ese recuerdo. Creo que podemos hacerlo mejor. —Bajé la mano y me apoyé en él, de cara a la habitación.
Maxon no se movió…, pero sonrió.
—America, no creo que se pueda cambiar la historia —dijo, pero al mismo tiempo cierta esperanza le iluminó el rostro.
—Claro que podemos. Además, ¿quién más va a saberlo, aparte de ti y de mí?
Me miró un momento, preguntándose si aquello estaba bien. Poco a poco vi que su expresión iba pasando de la prudencia a la confianza. Nos quedamos así, mirándonos a los ojos, hasta que recordé lo que acababa de decir.
—Qué voy a hacerle, si he nacido perfecta —susurré.
Él se acercó, me pasó un brazo alrededor de la cintura, poniéndose justo delante de mí. Su nariz me hacía cosquillas en la mía. Me pasó los dedos por la mejilla con tal suavidad que por un momento temí venirme abajo.
—Nada, supongo que no puedes hacer nada —murmuró."
Maxon me cogió la cara con la mano y acercó sus labios a los míos, dándome el más suave de los besos.”

Aspen ahora era un guardia real y le había dicho que aun la amaba, pero ella ya había empezado a sentir cosas por el príncipe y Aspen ya la había lastimado. Ella todavía lo quería pero no estaba segura de a quien quería realmente su corazón. Y terminamos esta primer parte con America confesándole a Aspen sus nuevo sentimientos

—¿Aspen? —dije, en voz baja, para que me mirara—. Cuando te fuiste de la casa del árbol, me dejaste destrozada.
—Mer, ya te he dicho que yo…
—Déjame acabar. —Resopló, pero se calló—. Te llevaste mis sueños, y el único motivo por el que estoy aquí es porque tú insististe en que me apuntara.
Él sacudió la cabeza, con la rabia de saber que era cierto.
—He intentado recuperar el ánimo, y Maxon se preocupa de verdad por mí. Tú significas mucho para mí, lo sabes. Pero ahora formo parte de esto, y sería tonto por mi parte negarme a ver adónde me lleva.
—Así pues, ¿le estás escogiendo a él en lugar de a mí? —preguntó, en un tono lastimoso.
—No, no se trata de escoger a ninguno de los dos, ni a él ni a ti. Estoy escogiéndome a mí.
Aquella era la única verdad. Aún no sabía lo que quería, y no podía dejarme llevar por lo que fuera más fácil o por lo que otros pensaran que era más conveniente. Tenía que darme tiempo para decidir lo que era mejor para mí.
Aspen reflexionó un momento, aunque desde luego no estaba contento con lo que había oído.
Por fin sonrió.
—Sabes que no me rendiré, ¿verdad? —Su tono era de desafío, y no pude evitar sonreír. Lo cierto es que Aspen no era de los que admitían fácilmente la derrota.
—La verdad es que este no es un buen lugar para intentar luchar por mí. Tu determinación aquí puede resultar peligrosa.
—No le tengo miedo a ese «traje» —dijo, en tono de mofa.
Alcé la mirada, casi divertida ante el rumbo que tomaba aquello. Siempre me  había preocupado que alguien me quitara a Aspen. Me sentía culpable por que me gustara verle preocupado en relación con que alguien pudiera quitarle a su chica, a mí, para variar.
—Muy bien. Dijiste que no le querías…, pero debe de gustarte un poco para que estés dispuesta a quedarte, ¿no?
Bajé la cabeza.
—La verdad es que sí —asentí—. Es mejor de lo que me esperaba.
Él se quedó pensando un momento, asimilando la noticia.
—Supongo que eso significa que tendré que luchar más duro de lo que pensaba —dijo, dirigiéndose a la puerta.
Antes de cerrar la puerta, me guiñó un ojo.
—Buenas noches, Lady America.
—Buenas noches, soldado Leger.”



 ¿Te ha gustado esta entrada? si te ha gustado ¡Cuéntanos que opinas!
Tu opinión cuenta. Y no olvides seguirme para no perderte ninguna novedad, reseña, critica, libros y películas!!
Que tengan lindo día: Tini