miércoles, 24 de junio de 2015

Bajo la noche eterna - Veronica Rossi

TITULO: Bajo la noche eterna
AUTOR: Veronica Rossi
EDITORIAL: Ediciones B
CALIFICACIÓN: 4/5
TRILOGIA: Under the never Sky
LIBROS QUE COMPONEN LA TRILOGIA:
1. Bajo el cielo eterno
2. Bajo la noche eterna
3. Bajo el perpetuo azul


SINOPSIS:
Han pasado meses desde que Aria vio por última vez a Perry. Han pasado meses desde que Perry fue nombrado el Lord de la Sangre de los Tides, y a Aria se le asignó una misión imposible.
Los Tides no tratan con amabilidad a Aria, una ex-habitante de la Cápsula. Y con el empeoramiento de las tormentas del Éter amenazando la precaria existencia, Aria empieza a temer que dejar atrás a Perry podría ser la única manera de salvarlos a ambos.
Amenazados por falsos amigos, enemigos ocultos, y poderosas tentaciones, Aria y Perry se preguntan, ¿su amor podrá sobrevivir a través de la noche eterna?

OPINIÓN PERSONAL:

Hola ¿Cómo se encuentran? Yo, un poco agotada, mucho exámenes (dios! Quiero un Break) pero dentro de todo bien. Quería comentarles un poco sobre lo que acabo de terminar de leer, así que hoy vamos a hablar de “Bajo la noche eterna” la segunda parte de la trilogía “Under the never Sky” escrita por Veronica Rossi.

Desde ya la historia me parece que está bien narrada, el título es interesante, significativo y atrayente, y la sinopsis está bien hecha, al igual la portada… solo que para mi Roar debería haber estado en la portada. La trama va mejorando en ciertos aspectos, pero hubo momentos en que sentía como que decaía, de todas formas, me mantuvo enganchada constantemente. Calificación: 4/5

SPOILERS: (Recomendaría no leer de aquí en adelante si no has leído el libro. O el anterior)

Comenzamos esta segunda parte cuando Perry fue en busca de Aria debido al mensaje que le había pasado mediante Roar. Ahora Perry era un Lord de la sangre y tenía responsabilidades que cumplir.
Cuando la encuentra, Reef no estaba de acuerdo en llevarla a los Tides y ella no confiaba en que fuera lo más conveniente, aunque de todas formas termino cediendo. Él también sabía que tendría dificultades con la tribu, ella era una Habitante, la culparían por las desapariciones y no confiarían en ella. Igualmente, a él le importo un bledo…

“-Tal vez deba irme
-No… quédate –Perry se adelantó y tomo su mano-. Olvida lo que él dijo. Tiene un temperamento… peor que el mío.
Alzo la mirada y lo miro
-¿Peor?
Su boca se elevó en una sonrisa torcida que había echado de menos
-Casi peor –se acercó más, su expresión poniéndose más seria-. No vine aquí para verte una sola noche, o para ofrecerte ayuda. Estoy aquí porque quiero estar contigo. Podrían pasar semanas antes de que el norte se derrita. Esperemos hasta que lo haga, luego buscaremos es Perpetua azul juntos –Hizo una pausa, su mirada enfocada directamente en la de ella-. Vuelve conmigo, Aria. Quédate conmigo.
[…]
-Reef dijo que la tribu se pondría contra ti
-Reef está equivocado –la mirada de Perry se volvió hacia el bosque por la molestia-. Puede que se tomen un tiempo en ajustarse, pero lo harán –Apretó su mano, una sonrisa ligera en su rostro-. Di que sí. Sé que quieres. Roar me golpeara si me aparezco sin ti, y hay otra razón por la que debes venir. Tal vez te ayude a decidir. […] Necesitas marcas.”
Cuando ella acepto ir a los Tides, lo hizo con la condición de no revelar su relación. Ya que pensaba que eso haría que los Tides la rechacen aún más.

Lo que más me gusto en este libro es la relación entre Aria y Roar. Y dentro de la tribu, Roar era el único amigo que ella tenía, además de Cinder.
Brooke no la acepto al igual que muchos otros miembros de la tribu. Y Perry estaba tan ocupado con sus obligaciones de Lord de Sangre que no podía pasar mucho tiempo Aria; en lugar de eso, Roar era el que estaba con ella.

Perry protegía a su tribu y le dolía no poder estar con Aria. Roar la protegía a ella.

“Roar corrió cuesta arriba un poco después mientras Aria se acercaba al recinto con Molly.
-Te eh buscado por todas partes -dijo, envolviendo a Aria en un rápido abrazo-. Me hiciste preocupar.
-Lo siento por eso, bastante.
-Deberías. Odio preocuparme.”

Al ver como se relacionaban juntos, como pasaban tiempo juntos, como se divertían y socializaban, Perry llego a sentir un poco de celos. C

Cuando Aria estaba por recibir sus marcas, un comerciante llego con noticias de Liv; ella estaba en los Horns y Roar estaba a punto de salir tras ella cuando Aria fue envenenada mientras era marcada; entonces él se quedó a su lado junto con Perry, cuando ella estuvo mejor Perry fue a expulsar al que la enveneno, lo que causo que muchos Tides lo abandonaran por haber elegido a una habitante.

Cuando ella vio como los Tides abandonaban a Perry decidió irse sin que él se diera cuenta, pero no fue sola, fue con Roar.
“Entro en su casa y encontró a Gren y Twig gritándose el uno al otro frente al dormitorio de Vale. Se callaron cuando lo vieron
-Per… -dijo Twig, la culpa destellando a través de su rostro-. Hemos buscado por todas partes…
Perry los empujo para pasar, entrando precipitadamente en la habitación. Vio la cama. La manta arrugada. Miro hacia la mesita de noche y no vio la escultura del halcón. No vio la cartera de Aria. No la vio a ella.
-Roar también se ha ido –dijo Twig. Se paró en la puerta con Gren, los dos mirándolo.
Cinder se deslizo entre ellos, su sombrero cayendo al suelo.
-Los vi salir. Me dijeron que te dijera que se encargarían de Liv y del Perpetuo Azul”

Camino a los Horns, Aria y Roar conectaron aún mas, al principio ella se sentía mal por dejar a Perry, sabía que lo había destrozado pero intentaba convencerse de haber hecho lo correcto.
“Perry sabrá que lo deje para protegerlo… ¿cierto? Viste cuantas personas abandonaron los Tides por mi culpa. Nada de esto hubiera sucedido si no hubiera estado allí en primer lugar. Tenía que irme.
Roar asintió.
-Todavía va a doler
Aria apretó sus ojos con las palmas de sus manos, evitando las lágrimas. Roar tenía razón. Cuando se trataba de dolor, las razones no importaban. Aparto las manos.
-Hice lo correcto –Ojala pudiera convencerse a sí misma.
-Lo hiciste –acordó Roar-. Perry tiene que estar allí. No puede irse ahora. Los Tides no pueden darse el lujo –suspiro y apoyo la cabeza sobre su brazo-. Y estas más segura aquí afuera conmigo. No puedo verte estar a punto de morir de nuevo.”

Soren reaparece en esta segunda parte como un aliado de Aria, gracias a él puede acceder a Talon, e información.

Cuando encontraron a Liv, ella parecía de todo menos una prisionera, se quería casar y Roar estaba destrozado. Sable lo desafiaba y faltaba poco para la boda. Liv lo ignoraba y quería que se vaya, o al menos eso era lo que demostraba. Aria sentía mucho enojo hacia ella y quería proteger a Roar, hasta que charlo con Liv.

“-Tú no sabes nada -dijo Liv-. Dile a Roar que tiene que irse. Inmediatamente. Antes de la boda. No puede quedarse aquí.
-¿Cómo puedes actuar como si él fuera una molestia? –escupió Aria, pensando todas las noches que paso hablando con Roar sobre Liv. Escuchando cuan maravillosa era. Esta chica era horrible. Egoísta. Grosera-. ¡Tú te fuiste! ¡Lo dejaste! Él ha estado buscándote durante un año.
Liv movió su mano, haciendo un gesto alrededor de la habitación.
-¿Crees que elegí esto? ¿Crees que quiero estar aquí? ¡Mi hermano me vendió! Vale me quito todo lo que quería –echó un vistazo hacia la puerta, mirándola como si estuviera diciendo algo, y luego camino más cerca-. ¿Quieres saber que eh estado haciendo el último año? Me esforcé cada día en olvidar a Roar. Aleja cada risa, cada beso, cada estúpida, y perfecta cosa que dijo para hacerme reír. Me llevo un año dejar de pensar en él. Un año dejar de extrañarlo lo suficiente para venir aquí y enfrentarme a Sable. Roar está arruinando todo al estar aquí –continuo Liv-. No soy lo suficientemente fuerte. ¿Cómo puedo olvidarlo cuando está justo enfrente de mí? ¿Cómo puedo casarme con Sable si en todo lo que pienso es en Roar?”

Mientras tanto, en la tribu, Perry tenía la visita de Kirra, otra Scire que se le abalanzaba constantemente. Pero el solo pensaba en Aria.

Bueno… pasando al final  Aria y Roar volvieron a los Tides, Liv… no pudo volver, pero puedo decirle lo que sentía realmente a Roar; Sable secuestro a Cinder para poder ir al Perpetuo Azul.
Perry y Aria junto con Soren rescataron a Talon, Clara y algunos habitantes antes de que Reverie cayera en pedazos y cuando llegaron al recinto de los Tides, vieron que todavía tenían muchas cosas que resolver; trabajar con habitantes y forasteros, soportar a Soren, recuperar a Cinder, ir al perpetuo azul, Perry debía hablar Roar, superar lo de Liv, y de mas

Pero ahora ya habían encontrado la manera correcta de hacerlo, y sabían cómo seguir a partir de ese punto.

“Perry estiro su mano, recordando su acercamiento a los Tides con ella semanas antes. Su incomodo silencio y la distancia que habían puesto entre ellos. Habían tomado su mayor fuerza y la había escondido como una debilidad.
-¿Intentamos esto de nuevo? –pregunto el.
Aria sonrió
-De la manera correcta –dijo ella, y entrelazo sus dedos con los de el-. Juntos.”

FIN DE SPOILERS:

Bueno disfruten su lectura; obviamente que lo recomiendo, diviértanse y sigan descubriendo mundos. Los quiero y hasta pronto.
“Tanto como se presionó contra el muro, no fue suficiente. Respiro, forzándose a alejar de su mente la sensación de caída.
-Estoy justo aquí –susurro Roar. Su mano se abrió en la espalda de ella, firme y tibia-. No permitiré que caigas.”
 
 



¿Te ha gustado esta entrada? si te ha gustado ¡Cuéntanos que opinas!
Tu opinión cuenta. Y no olvides seguirme para no perderte ninguna novedad, reseña, critica, libros y películas!!
Que tengan lindo día: Tini