sábado, 11 de abril de 2015

Delirium / Lauren Oliver

TITULO: Delirium
AUTOR: Lauren Oliver
EDITORIAL: SM
TRILOGIA: Delirium
CALIFICACIÓN: 3/5
LIBROS QUE COMPONEN LA TRILOGIA:
1. Delirium
2. Pandemonium
3. Requien 
SINOPSIS:
Antes de que los científicos encontraran la cura, la gente pensaba que el amor era una cosa buena. No entendían que un amor-delirium-florece en la sangre y no se puede escapar de su asimiento. 
Las cosas son diferentes ahora. Los científicos son capaces de erradicar el amor y el gobierno exige que todos los ciudadanos reciban la cura al cumplir los dieciocho años.  
Lena Haloway siempre ha mirado con interés el día en el que ella sea curada. UNA VIDA SIN AMOR ES UNA VIDA SIN DOLOR: Segura, precavida, fiable y feliz. 
Pero a noventa y cinco días antes de su curación, Lena hace lo imposible: Se enamora.

OPINIÓN PERSONAL:






“Amor, la más mortal de las cosas mortales. Te mata tanto cuando la tienes como cuando no la tienes.”
Hola a todos, bienvenidos, ¿Cómo se encuentran? Yo bien por suerte, con un pequeño estado de shock por el final de esta historia, pero bien. Hoy les voy a comentar un poco sobre Delirium, escrito por Lauren Oliver. Primero que nada, aclarar que es una trilogía, bien, empecemos.

Al ser el primer libro de la trilogía, está de más decir que fue introductorio; tenía muchas expectativas respecto a este libro porque lo tenía pendiente para leer hace bastante tiempo ya, si bien en un principio me decepciono, o mejor dicho, me aburría un poco como se iba desarrollando la historia, llegando al final, si bien me lo esperaba me dejo con ganas de mas, así que estoy impaciente por empezar “Pandemónium” la continuación de esta historia.

SPOILERS

“Te amo. Recuerda. Eso no pueden quitártelo”

Luego de un incidente con su hermana, y del supuesto suicidio de su madre, Lena Haloway no hace más que esperar ansiosamente por el día de su intervención, donde al fin será curada, luego emparejada y vivirá felizmente y sin complicaciones

“Después de la operación, seré feliz y estaré a salvo para siempre.”

Hana, la mejor amiga de Lena, siempre fue la más linda, ella era de una clase más alta socialmente, pero Hana “rebelde”, o por lo menos es una forma de decirlo, ella había empezado a comportarse diferente y es porque estaba harta de tantos muros.
“—Ya, bueno, pues yo estoy harta. 
Le tiembla un poco la voz. y eso me desconcierta. Nunca he oído más que certeza en su tono. 
—No deberíamos ni hablar de esto. Alguien podría estar... 
—¿Alguien podría estar escuchando? —me interrumpe para terminar la frase por mí—. Ay, Lena, estoy harta también de eso. ¿Tú no? Estoy harta de vigilar siempre lo que pasa detrás, mirando a mi espalda, midiendo lo que digo, lo que pienso, lo que hago. No puedo... no puedo respirar, no puedo dormir, no puedo moverme. Me siento como si hubiera muros por todas partes. Por donde quiera que voy..., ¡plaf!, me topo con un muro. Cada cosa que deseo..., ¡plaf!, otro muro.”
 Lena, en cambio, era la correcta, la que quería su intervención, la que obedecía las reglas, el toque de queda, todo… al menos hasta que conoció a Alex.
El día que fue a hacer su examen para que la emparejen y examinen rastros de enfermedad, se sentía totalmente intranquila
“Me siento muy sola, rodeada por estas gruesas paredes que amortiguan todos los sonidos, aislada del sol y del viento y del calor: todo perfecto y antinatural.”
Y justo ese día, hubo una “protesta” de parte de la resistencia, en el laboratorio, entraron bacas que destrozaron el lugar y ahí, en ese momento fue cuando conoció a Alex

“Hay un chico en la plataforma de observación que mira riendo el caos que se muestra a sus pies. 
En cuanto alzo la vista, sus ojos se clavan en mí. Me quedo sin aire y todo se congela por un instante, como si le estuviera mirando a través de la lente de mi cámara, con el zoom a tope; como si el mundo se detuviera en ese breve lapso de tiempo, entre la apertura y el cierre del obturador.”

En un principio, sus exámenes estaban empezando a salir pésimo, era como si la parte de su cerebro que sentía, hablara en lugar de la parte que ensayaba las respuestas correctas como: azul, aleccionador, horrible, pero no… cometía errores; confeso que Romeo y Julieta le parecía bonito en vez de aleccionador, y que su color favorito era el gris.
La segunda vez que vio a Alex, el fingía que nunca la vio, que ella lo debía de confundir, y que él era un guardia que no podía ingresar a los laboratorios, claro que lo dijo por seguridad y porque estaba Hana presente, aunque no le duro mucho. Y repitió exactamente lo que ella dijo

“-He dicho que prefiero el océano cuando está gris. No exactamente gris. Un color pálido, indefinido. Lo relaciono con la esperanza de que suceda algo bueno.”

Lena se propuso dejar de pensar en él los próximos días, pero cuando fue a la casa de Hana y descubrió porque estaba actuando tan rara, ella la invito a una fiesta clandestina, tenía mucha razón en las cosas que decía, pero Lena, ella seguía las reglas
“—Tal vez funcione. Tal vez mejore, quiero decir, cuando estemos curadas. Pero hasta entonces... Esta es nuestra última oportunidad, Lena. Nuestra última oportunidad de hacer algo. Nuestra última oportunidad para elegir.”

Fue a la fiesta, con miedo, obvio, pero decidida a mostrarle a Hana que ella se atrevía a ir y de paso a ver cómo era la fiesta, ya que sentía curiosidad, sé quedo más que sorprendida al ver que podía existir un mundo sin miedo. En esa fiesta volvió a ver a Alex y en ese momento fue donde empezó todo más precisamente.
“La vida de Grace se hizo añicos por una sola palabra: simpatizante. Y mi mundo estalló por otra palabra: suicidio. 
Mejor dicho: aquella fue la primera vez que estalló mi mundo. 
La segunda vez que estalló mi mundo fue también por una palabra. Una palabra que fue saliendo de mi garganta y llegó bailando hasta mis labios y brotó antes de que yo pudiera pensar en ello, o detenerla. 
La pregunta era: « ¿Quieres quedar conmigo mañana?». 
Y la palabra: «Sí».”
Alex tenía la cicatriz que indicaba que estaba curado, actuaba con naturalidad y todo, Lena se fue acercando a él, luego descubrió que en realidad nunca se operó, no estaba curado, ni siquiera había nacido allí, él se lo confesó, el venia de tierra salvaje. Esa tarde salió corriendo de la playa y fue a su casa, a la seguridad del toque de queda, de los ojos vigilantes y los muros invisibles.

Su hermana una vez había estado “enferma”, hasta su intervención, esa tarde Lena buscaba lo positivo de la intervención
“Eso es lo bueno de la cura. Nadie menciona aquellos días calurosos y perdidos en aquel campo, cuando Thomas besaba a Rachel para que dejara de llorar y se inventaba mundos para prometérselos, o cuando ella se desgarraba la piel de los brazos ante la sola idea de vivir sin él. Estoy segura de que se avergüenza de su pasado, si es que lo recuerda. Es cierto, ya no la veo tan a menudo, solo una vez cada dos meses, cuando se acuerda de que debe pasarse de vez en cuando por casa, y en ese sentido se podría incluso decir que con la operación he perdido un poco de ella. Pero eso no importa. Lo que importa es que está protegida. Lo que importa es que está a salvo.”
Vuelve a hacer el examen, le sale apto en todo, notas altas, la lista de emparejamiento, siguió con su vida, hasta que Hana fue a una fiesta en noche de redada, esa noche Lena se escapó para ir a advertirle pero no encontró a Hana, un regulador la encontró un perro la mordió y Alex le salvo la vida. ¿Por qué ella? Eso era lo que se preguntaba constantemente, cuando se le pregunto a Alex, le dio una respuesta tan simple
“-Todo el mundo está dormido. Llevan años dormidos. Tú parecías... despierta -susurra. Cierra los ojos, los vuelve a abrir-. Estoy harto de dormir.”
Alex le pregunto si ella realmente seria feliz siendo como todo el mundo, si realmente quería eso; tal vez fue la fiesta, tal vez la música o tal vez fue el hecho de que le acabara de salvar la vida pero cuando Alex le dijo a Lena que quería mostrarle que había otra forma de ser feliz, no se opuso y fue en ese momento el que despertó realmente
“Y de repente me parece todo tan ridículo y estúpidamente claro que me dan ganas de reír. Esto es lo que quiero. Esto es lo que siempre he querido. Todo lo demás, cada segundo de cada día que ha pasado antes de este momento, antes de este beso, no ha significado nada.”
Junto a Alex aprendió tantas cosas, conoció tierra salvaje, aunque solo por unas horas y luego volvieron, aprendió a amar, él le conto sobre cuentos de hadas, sobre poesía… ¿se imaginan un mundo sin poesía? ¿Con miles y miles de historias y autores restringidos? ¿Música prohibida? Prácticamente sin arte… no creo que sea un mundo muy bonito, no me imagino vivir en un mundo así…
Junto con el también descubrió una cosa muy importante de su vida, y es que su madre aún vive y escapo a algún lugar de la tierra salvaje. Todo el mundo de Lena se desmorona, toda su vida se rompe en pedazos y no puede hacer más que pensar en huir a tierra salvaje junto con Alex, cuando ya tenían todo planeado para el escape los descubren… Lena, es llevada inconsciente a su casa por los reguladores, Carol, su tía y quien la crio, adelanta la fecha de su intervención, y junto con Rachel (su hermana) la atan para que no se escape.
Rachel fue en cuanto se enteró, e hizo un intento de que Lena crea que ella la entiende, pero Rachel ya había sido curada, no eran iguales

“—¿Sabes, Lena? —dice por fin, volviéndose para mirarme—. Las cosas van a ir mejor. Sé que estás enfadada. Sé que crees que no te entendemos. Pero yo sí te entiendo —se interrumpe, mirando al vaso vacío—. Yo era como tú. Yo recuerdo aquellos sentimientos, aquella ira y aquella pasión, la sensación de que no puedes vivir sin eso, de que preferirías morir —suspira—. Pero créeme, Lena. Todo eso es parte del trastorno. Es una enfermedad. Ya verás dentro de unos días. Todo esto te parecerá un sueño. A mí me lo parece. 
—¿Y ahora eres más feliz? ¿Te alegras de haberlo hecho? —le pregunto. 
Quizá interpreta mi pregunta como una señal de que estoy escuchando y prestando atención. En cualquier caso, sonríe. 
—Mucho—dice. 
—Entonces, tú no eres como yo —susurro furiosamente—. No eres como yo en absoluto.”
Lena logra escapar de su casa junto con Alex, contra balas, represarías, y un montón de otras cosas llegan a la alambrada que da a tierra salvaje. Pero eran demasiados, no iban a poder lograrlo, habían electrificado la valla, la moto choco contra la valla y corto la electricidad un momento.

“Cuando yo te lo diga, tú conduces. Y cuando te diga que saltes de la moto, salta. Podrás trepar por encima de la valla, pero solo tendrás treinta segundos antes de que la electricidad vuelva a conectarse, a lo sumo un minuto. Tendrás que escalar lo más rápido posible. Y después corre, ¿vale? 
Todo mi cuerpo se queda frío como el hielo. 
—¿Yo? ¿Y tú qué? 
Su expresión no cambia. 
—Yo estaré justo detrás de ti —dice. 
—Disponen de diez segundos... nueve... ocho... 
—Álex... 
Dedos de hielo se alzan desde mi estómago. 
Él sonríe solo un segundo, el más breve aleteo de sonrisa, como si ya estuviéramos a salvo, como si se inclinara a apartarme el pelo de los ojos o a besarme la mejilla. 
—Te prometo que estaré justo detrás de ti —su expresión se endurece de nuevo—. Pero tienes que prometerme que no mirarás atrás. Ni siquiera por un segundo, ¿vale? 
—Seis... cinco... 
—Álex, no puedo... 
—Júralo, Lena. 
—Tres... dos... 
—De acuerdo —digo, casi ahogándome al decirlo. Las lágrimas me impiden ver. Es imposible. No tenemos ninguna posibilidad—. Lo juro. 
—Uno...”

Alex no cruzo eh hizo todo para que Lena permaneciera a salvo aun estando de lados opuesto de la reja y mientras los reguladores iban hacia él, sus ojos seguían en los Lena y lo último que le dijo fue “huye”.
Un final atrapante, emocionante, y que te deja con muchas ganas de mas, espero que les agrade tanto como a mí, calificación 3/5
“Me mira a través del fuego, a través de la valla. No aparta los ojos de mí ni por un segundo. Su pelo es una corona de hojas, de espinas, de llamas. Sus ojos resplandecen con una luz que ilumina más que todas las luces de todas las ciudades del mundo entero, más de la que podríamos inventar en diez mil millones de años. 
Y en ese momento abre la boca y sus labios forman la última palabra que me dice. 
La palabra es: «¡Huye!». 
Después de eso, los hombres insecto caen sobre él y desaparece bajo todos esos brazos y bocas que chasquean y desgarran, como un animal presa de los buitres, engullido por la oscuridad.
No sé durante cuánto tiempo corro. Horas, quizá, o días. Álex me dijo que huyera. Así que yo huyo. 
Tienes que comprenderlo: yo no soy nadie especial. Soy solo una chica normal. Mido uno sesenta y soy del montón en muchas cosas. 
Pero tengo un secreto. Aunque construyan murallas que lleguen hasta el cielo, yo encontraré la forma de volar sobre ellas. Aunque intenten atraparme con cientos de armas, yo encontraré un modo de resistir. Y hay muchos como yo ahí fuera, más de los que crees. Gente que se niega a dejar de creer. Gente que se niega a volver a tierra. Gente que ama en un mundo sin murallas, gente que ama frente al odio, frente al rechazo, sin miedo y contra toda esperanza. 
Te amo. Recuerda. Eso no pueden quitártelo.”
 


¿Te ha gustado esta entrada? si te ha gustado ¡Cuéntanos que opinas!
Tu opinión cuenta. Y no olvides seguirme para no perderte ninguna novedad, reseña, critica, libros y películas!!
Que tengan lindo día: Tini