viernes, 13 de marzo de 2015

Ciudad de Ceniza / Cassandra Clare

 



TITULO ORIGINAL: City of Ashes
TITULO: Ciudad de Ceniza
AUTORA: Cassandra Clare
EDITORIAL: Destino
LIBRO QUE COMPONEN LA SAGA:
1. Ciudad de Hueso
2. Ciudad de Ceniza
3. Ciudad de Cristal
4. Ciudad de Ángeles Caídos
5. Ciudad de Almas Perdidas
6. Ciudad de Fuego Celestial
 
SINOPSIS:


Clary Fray desearía que su vida volviera a la normalidad. Si pudiera dejar atrás el mundo de los cazadores de sombras, tendría más tiempo para Simón, su mejor amigo, que se está convirtiendo en algo más... Pero el mundo subterráneo que acaba de descubrir no está preparado para dejarla ir; en especial ese apuesto y exasperan te Jace. Para complicar las cosas, una ola de asesinatos sacude la ciudad. Clary cree que Valentine está detrás de esas muertes, pero ¿cómo podrá detenerle si Jace parece dispuesto a traicionar todo en lo que cree para ayudar a su padre?
OPINION PERSONAL (spoilers):

“Agramon, yo te convoco. Desde los espacios entre los mundos, yo te convoco”

¡Bienvenidos a todos! La entrada de hoy se trata de Ciudad de Ceniza, el segundo libro de la saga  Cazadores de Sombras de Cassandra Clare.

Bueno, ya conocemos un poco a cada uno de los personajes ¿no es cierto? En esta segunda parte, se incorporan dos nuevos personajes principales, una es la inquisidora, ella es indispensable en esta trama, luego explicare bien su rol. La otra es Maia, una mujer lobo, de la manada de Luke, quien parece, no va a ser principal solo en esta segunda parte, sino que vamos a ver más de ella a lo largo de la saga.
Nos encontramos con que Valentine, no conforme con poseer la copa mortal, decide también que necesita la espada etérea. La espada del ángel, puede ser usada para hacer que los cazadores de sombras digan la verdad, para conseguirla, él empieza a convocar demonios, pero ahora, son demonios más poderosos, ya que con la ayuda de la copa, los demonios lo obedecen
“El demonio calló por un momento y luego se deslizó por el suelo en una especie de parodia de servilismo, lo más cercano que una criatura sin cuerpo podía estar de andar de rodillas.
-Estoy a tu servicio ¿Mi amo…? –la oración acababa cortésmente, en una pregunta.
El hombre sonrió. -Dime Valentine”
También aparecen los padres de Alec e Isabel, ya los habían mencionado en “Ciudad de Hueso” pero recién ahora los conocemos. Según lo que tenía entendido del primer libro, Maryse Lightwood y su marido fueron como padres para Jace. Y también estuvieron en el círculo con Valentine. Luego de que Maryse se enterara de que Jace era hijo de Valentine empezó a comportarse más fría con él.
 “-ahora puedo ver a Valentine en ti. El modo en que me miras. El desafío. No te importa lo que digo ¿cierto?
Pero sí le importaba. Todo lo que hacía era fingir que no, para que ella no se diera cuenta.
-¿Haría una diferencia si me interesara?
Ella puso la copa en la mesa junto a ella. Estaba vacía.
-Y respondes a preguntas con más preguntas para perderme, como Valentine siempre lo hizo. Tal vez debí saberlo
-Tal vez no es nada. Sigo siendo la misma persona que he sido los pasados siete años. Nada ha cambiado en mí. Si no te recordaba a Valentine antes, no veo por qué ahora sí”
Cosa que destruyo a Jace, ya que ella era la única madre que había conocido y la apreciaba como tal
“-¿Recuerdas la canción que solías cantarle a Isabelle y Alec cuando era niños y le temían a la oscuridad y no querían quedarse dormidos?
Maryse pareció desconcertada. -¿De qué hablas?
-Se colaba por las paredes –dijo- La habitación de Alec era contigua a la mía entonces
Ella no dijo nada
-Era en francés –dijo Jace- La canción
-No sé por qué recuerdas algo así –lo miró como si la hubiera acusado de algo
 -Nunca me cantaste –hubo una pausa completamente perceptible
-Oh tú –dijo ella- Tú nunca le temiste a la oscuridad
-¿Qué clase de niño no le teme a la oscuridad?”
Clary y Simon, ahora que Simon se enteró que Jace era el hermano de Clary, se sintió feliz por eso, y decidió arriesgarse a estar con ella, o conquistarla, o como sea… Clary no paraba de pensar en Jace, sin embargo, aunque sabía que estaba mal, ella lo quería, y en el fondo sentía que no era su hermano. Pero Simon tuvo su oportunidad
Él entrecerró los ojos, como relajado, y mientras sus pestañas bajaban, ella vio qué tan angulosos se habían vuelto sus pómulos. Había perdido peso, pensó, y estaba a punto de decirlo cuando él se inclinó y la besó. Ella estaba tan sorprendida de sentir sus labios juntarse que se quedó rígida, sosteniéndose del borde del lavabo. Como quiera, no lo empujó, y tomando esto como un signo de ánimo, Simon deslizó su mano detrás de su cabeza y profundizó el beso, mezclando sus labios con los de ella. Su boca era suave, más que la de Jace y la mano que sostenía su cuello era tibia y gentil. Sabía a sal. Clary dejó que sus ojos se cerraran y por un momento, en la oscuridad y el calor sintió sus dedos moviéndose entre su cabello.”
Jace estaba harto de todo, luego de la reacción de Maryse se fue del instituto porque ella “lo hecho” y fue en busca de problemas, y de Luke. Era como que buscaba contención en él y en clary.
“Jace fijó su mirada en Clary. -Está bien –su voz sonó ronca- Pero con una condición. No quiero ir sólo
-Iré contigo –dijo Clary rápidamente
-Lo sé –la voz de Jace era bajita- Y quiero que lo hagas. Pero quiero que Luke venga también.
Luke pareció extrañado. -Jace… he vivido aquí quince años y nunca he ido al Instituto. Ni una vez. Dudo que Maryse quiera recibirme…
-Por favor –dijo Jace, y su voz se volvió un murmullo débil, Clary incluso pudo sentir, como algo físico, el orgullo que tenía que tragarse para decir aquella simple palabra
-De acuerdo –accedió Luke, con la clase de voz que usa un alfa para admitir que hay algo que debe hacer, aun cuando no quiera. -Entonces iré contigo”
Después de eso es donde entra en juego la inquisidora (creo que nunca antes había usado la expresión “entra al juego”. Bueno, hay una primera vez para todo) ella es llamada para juzgar si Jace dice la verdad, para que puedan averiguar si realmente no sabía que era el hijo de Valentine y de más. Pero esa mujer era una bruja odiosa.
“-Mi nombre es Jace –dijo- No chico. Jace Wayland
-No tienes derecho de usar el nombre Wayland –dijo-Eres Jonathan Morgenstern. Hacerte llamar Wayland te hace un mentiroso. Como tu padre.
-De hecho –dijo Jace- Prefiero pensar que soy un mentiroso en un modo que me pertenece sólo a mí
-Ya veo –una pequeña sonrisa curvó su boca pálida. No era una sonrisa bonita- Eres intolerante ante la autoridad, justo como lo era tu padre. Como el ángel cuyo nombre compartes –sus dedos se cerraron con violencia, clavándole las uñas en la barbilla dolorosamente- Lucifer fue castigado por su rebelión cuando Dios lo envió al infierno –su aliento era ácido como el vinagre- Si retas mi autoridad, puedo prometerte que envidiarás su destino”
Obviamente, como cualquiera en una situación donde sos continuamente juzgado y culpado de todo, Jace no soportaba más a la inquisidora, pero más que eso le dolía la indiferencia de Maryse, y como no lo defendía. Y Jace obviamente no reacciono muy bien:
“-Entonces lo estás apoyando. Valentine era uno de los más arrogantes e irrespetuosos hombres que jamás haya conocido. Supongo que te crio para que fueras como él
-Sí –dijo Jace, sin saber qué más decir- Fui entrenado para ser un genio maligno desde chico. Arrancarles las alas a las moscas, envenenar el agua del mundo… hacía cosas así en el kindergarten. Supongo que fue una suerte que mi padre muriera y no acabara de educarme o nadie en el planeta estaría a salvo”
Lo que causo una serie de eventos que no voy a describir uno por uno porque si no, no tendría sentido, a lo largo de la trama Clary comenzó a poseer sus primeras marcas, incluso su estela. Las cosas entre ella y Jace siguen complicadas, pero como ambos creen ser hermanos Clary lo aleja. Digo creen, porque dan pequeños indicios de que en realidad no son hermanos así que yo supongo que en el próximo libro ya vamos a saber la verdad.
Antes de que Jace pudiera ser probado por la espada, Valentine la robo, y la inquisidora creyó que lo hizo para ayudarlo. Pero claro lo que menos le importa a Valentine es “su hijo”. Lo que quiere realmente es convertir la espada etérea a su favor, y solo la puede convertir con la sangre de un hada, un brujo, un vampiro y un licántropo. Para eso planeo utilizar a Maia y a Simon, quien se convierte en vampiro recientemente.
Cuando la inquisidora se dio cuenta de que cometió un error, al fin Maryse pudo recuperar su poder en instituto, y reacciono defendiendo a su familia, y Jace era parte de su familia, entonces empezó la guerra, entre los cazadores de sombras y los demonios de Valentine.
Magnus también participo un montón, ayudando a los cazadores de sombras siempre, a pesar de que había dicho que solo un loco se interpondría entre Valentine y su venganza. Pero lo hace más por Alec que otra cosa, esa parte de la historia va a ser muy interesante.
Clary y Jace descubre talentos nuevos en ellos, que son, de hecho, mas extraordinarios que los que ya poseen los cazadores de sombras.
El final emotivo y dentro de todo me gusto. Recuerdo que dije que ciudad de huso se me hizo muy pesada de leer pero que iba a darle una oportunidad a la saga. Por ahora no me arrepiento, si bien no cambio un 100% mi opinión sobre la historia, me atrevo a decir que fue mejorando en Ciudad de Ceniza. No quiero adelantar el final, pero me gusto, y si lo leen tal vez les agrade más que el primero. Bueno gracias por leerme y espero que disfruten su lectura. 3.5/5
“-¿Es ahí donde crees que perteneces? –había una tristeza lastimosa en su voz.
Jace dejó de empacar por un momento y observó su maleta -No sé a dónde pertenezco
-Con tu familia -Maryse hizo un ademán de dar un paso al frente. -Con nosotros”
 ¿Te ha gustado esta entrada? si te ha gustado ¡Cuéntanos que opinas!
Tu opinión cuenta. Y no olvides seguirme para no perderte ninguna novedad, reseña, critica, libros y películas!!
Que tengan lindo día: Tini